Historia y Patrimonio

2011 declarado como Año Internacional de los Afrodescendientes y de celebración de nuestro Bicentenario a nivel nacional se constituyó en el año decisivo para que la Casa de la Cultura Afrouruguaya  avance como proyecto y se consolide como una realidad.

El proyecto transitó varias etapas desde su gestación en 2007 en el marco del Día Nacional del Candombe, la Cultura Afrouruguaya y la Equidad Racial, y una larga peregrinación en busca de fondos para su financiación. 

Desde 2009 transcurrió una etapa inicial determinada por el apoyo de la cooperación española AECID para el inicio de las obras de reciclaje de una finca construida a mediados del Siglo XIX cuyo local fue elegido para ser la sede de la Casa de la Cultura Afrouruguaya en la calle Isla de Flores y Minas, años atrás cedida en comodato por el gobierno departamental a cecupi y por esta organización al proyecto. Con el apoyo español se dio inicio a las actividades en el seno de la Intendencia de Montevideo que asumió el proyecto en el marco de su Departamento de Desarrollo Social, realizándose diversas acciones desde allí como sede transitoria hasta tanto no se terminaran las obras de acondicionamiento de la histórica casa.

Ello supuso la ubicación del proyecto en el marco de la institucionalidad de la Intendencia de Montevideo en una etapa que incluyó entre otras cosas: la constitución de un equipo de gestión inicial que impulsó las primeras actividades conformado con dos integrantes de la sociedad civil y uno de la Intendencia; la conformación en ese marco de un Consejo Asesor integrado por todas las organizaciones afrodescendientes que expresaran su voluntad de participación en este ámbito concebido desde su gestación como un espacio de encuentro de las organizaciones sociales y culturales vinculadas a la promoción de la equidad racial y la cultura afrouruguaya para concertar en él las grandes líneas de acción; y la constitución en noviembre de 2010, de la Asociación de Amigos de la Casa de la Cultura Afrouruguaya como asociación civil sin fines de lucro cuyo objetivo es gestionar, impulsar y sustentar el desarrollo de sus actividades. En este período se realizó la primera fase de las obras de remodelación en 2010 acondicionando una de las salas de la Casa, y se inicio la segunda fase de las obras para avanzar en la recuperación del resto en el segundo semestre de 2011.

Otra etapa fundamental para el futuro del proyecto se inició con la mudanza desde el edificio municipal a la propia Casa dando inicio al funcionamiento del proyecto en su propio local en el área ya recuperada por las primeras obras de cara a su inauguración, y el reconocimiento legal de la Asociación y las autoridades formales responsables de su gestión, el 6 de octubre 2011, mediante la inscripción con el Número 113/2011 de la “Resolución del Ministerio de Educación y Cultura por la que se aprueba el Estatuto y reconoce la personería jurídica de la asociación civil denominada “Asociación de Amigos de la Casa de la Cultura Afrouruguaya”.

La inauguración formal el 3 de diciembre de 2011, en el marco del Día Nacional del Candombe, la Cultura Afrouruguaya y la Equidad Racial, con la participación de numerosos artistas, referentes de la comunidad y autoridades nacionales e internacionales, así como la firma del Comodato mediante el cual la Intendencia de Montevideo otorga a la Asociación la disponibilidad del local para sus actividades, abrió una nueva etapa en la que este proyecto con todas las expectativas y posibilidades generadas ya es una realidad.

La Casa de la Cultura Afrouruguaya está abierta y en construcción. 

Patrimonio arquitectonico y cultural

La Casa de la Cultura Afrouruguaya es también por su emplazamiento un proyecto en una edificación del Siglo XIX de gran valor arquitectónico, ubicada frente al mítico conventillo de Ansina en la calle Isla de Flores vertebradora de los tradicionales "barrios negros" Sur y Palermo, escenario del desfile de Llamadas y diversas manifestaciones de la cultura Afrouruguaya a lo largo de la historia.

Sobre su valor patrimonial reproducimos un pasaje escritos por especialistas que admiraron el trabajo de sus fachadas que justifican que se la nombrara como "Casa de las Ánforas", valoraron su arquitectura y bregaron por su recuperación:

"Se trata de una construcción que data de la década del 60 del siglo XIX (aproximadamente 1865). Se ubica en la esquina de las actuales calles Isla de Flores y Minas, con frente sur. Su destino fue el de casa habitación, al principio unifamiliar y posteriormente colectiva (conventillo) con arrendamiento de habitaciones a familias de bajos recursos. Ultimamente funcionaron comercios de ramos generales hasta (hasta 1990 aproximadamente)...".

Arq. Teresa Rodríguez de Morón - Taller Neiro, Facultad de Arquitectura.

"... Sus fachadas son eclécticas, de orden neoclásico con influencias renacentistas italianas y francesas y con aportes geométricos simbólicos y naturalistas de influencia oriental destacando un excelente trabajo artesanal.

Los pretiles y cornisas continuas muestran trabajos de albañilería con precisas guardas geométricas que la recorren con pequeños relieves, muy extrañas para la época y desconocidas en este período histórico (precursores de un art-decó?). Estos detalles decorativos requieren un estudio profundo de sus elementos simbólicos.
Debajo del coronamiento saliente se aprecian las molduras "ovas y recticuladas" del clásico griego y bajo ellas, nuevamente pequeñas figuras geométricas y elementos ojivales.

Los elementos decorativos como pilastras, dinteles, antepechos mantienen una rigurosa composición y correspondencia en la verticalidad entre la planta alga y baja conteniendo ánforas con volutas prolijamente decoradas con elementos vegetales y marinos.(...)

Es de destacar nuevamente que esta construcción no tiene similar en nuestro país, ya sea por los detalles decorativos de sus fachadas, la calidad de los artesanos albañiles y el refinamiento de azulejos curiosamente colocados en un replan de escalera como altar o fuente, inserto en la pared entre arcos de ojivas..."

Arq- Aldo D'Agosto - Asociación de Amigos del Museo del Azulejo.

"... Sobre la calle Isla de Flores nº 1645 y sobre la calle Minas nº 1051, se puede visualizar ésta casa esquina de compacta y sólida apariencia.
Una visión objetiva, permite apreciar en éste edificio significados y contenidos materiales e inmateriales que lo hacen merecedor de procesos de conservación y recuperación para, permitir en el cumplimiento de nuevas funciones, poner en valor su contexto de memoria e identidad local.
Estos significados integran su existencia como testimonio urbano de implantación volumétrica que dialogaba con los vecinos y contemporáneos aunque hoy desaparecidos edificios de "Ansina" que también tenían dos planas, sin procesos de recuperación en el paso del tiempo.

Representa un valor de testimonio de un tipo de construcción, con la incorporación de materiales y sistemas constructivos, que caracterizaron el fin del siglo XIX y principios del siglo XX. Sistemas constructivos y materiales, implantación urbana y edificios vecinos de recuerdo identitario barrial, convierten a la Casa de las Ánforas en un valioso Patrimonio Cultural Material de éste barrio Palermo.

La casa está en el sector central y alto de la calle Isla de Flores que se considera el eje vertebrador de los barrios Sur y Palermo (en éste sector a tres calles de la Rambla Sur).Por la calle Minas en las siguientes calles al Sur, San Salvador y Gonzalo Ramírez está la manzana de La Escuela de Artes y Oficios (declarada Monumento Histórico Nacional en 1975) que funciona desde el año 1890 hasta nuestros días, luego como Universidad del Trabajo del Uruguay y hoy Universidad Tecnológica del Uruguay.
El barrio fue una de las realizaciones del emprendedor Don Emilio Reus cuyas edificaciones se concretan a fines del siglo XIX, como viviendas colectivas con destino de su alquiler a empleados y obreros. Allí con el correr del tiempo se instaló en forma mayoritaria un importante grupo de la colectividad afro-descendiente, que permaneció habitándolo hasta ser desalojados en 1980.
LA TIPOLOGÍA responde al programa Viviendas para Grupo Familiar que se puede catalogar como vivienda a patio, de los años 1890 a 1920. El aspecto exterior podría definirse como "Neoclásico Popular", con los caracteres de las que realizaban constructores italianos, Españoles o quizás Yugoslavos de la época. (...)
Sobre la calle Isla de Flores en los entrepaños de las aberturas se ubican varias media ánfora (formas que le dan el nombre al edificio) en cuya boca se asoman figuras florales. A nivel del dintel, a cada lado de la ventana sobre la puerta de acceso, se encuentran formas de águilas aplicadas como emergiendo del plano del muro, también en pasta de cemento. Sobre la calle Minas los entrepaños en planta baja, se componen de "almohadillado" en mampostería.
Unos, los valores patrimoniales materiales edilicios. Otros, los valores de los hechos culturales inmateriales, que tienen soporte en los usos y costumbres adaptados a cada época por sus habitantes, conforman un todo que se potencia mutuamente y que merece ser considerado como necesario en su permanencia para ser conocido y reconocido por toda la gente, la local y la visitante en la actualidad y en el futuro.

Con estos fundamentos entendemos que al tiempo de ser posible, es necesario y urgente la realización de trabajos que permitan la recuperación de éste edificio. Todos los esfuerzos que se realicen en la gestión para la aplicación de recursos humanos y económicos para éstos fines serán redituables con creces en la actualidad y en el futuro inmediato."

Arq. Nelson Lorenzo, - Comisión de Patrimonio Cultural de la
Sociedad de Arquitectos del Uruguay (S.A.U.) -Mayo, de 2006